Traducciones Legales

  • Home
  • Traducciones Legales
Nuestros Servicios

Traducciones Legales

Lingua Valley ofrece traducciones legales y judiciales para empresas y particulares.

Los documentos más solicitados para traducciones jurídicas son:
Contratos
Acuerdos
Certificados de matrimonio, nacimiento y divorcio
Documentación corporativa
Declaraciones financieras

Realizamos tanto traducciones juradas como traducciones estándar.

Traducimos a docenas de idiomas, entre ellos Inglés, Italiano, Español, Francés, Portugués, Alemán, Ruso, Árabe, Chino y Japonés.

Las traducciones legales o jurídicas son especialmente necesarias en el contexto de los contratos internacionales, cuando las dos partes residen en países diferentes. Una traducción, normalmente al inglés, es esencial para resolver cualquier duda o malentendido sobre el contenido y las cláusulas del contrato.

Las traducciones jurídicas deben tener en cuenta el idioma específico de las dos realidades geográficas y culturales implicadas, así como los dos sistemas jurídicos de referencia. Por lo tanto, no pueden ser algo improvisado, además no pueden ser realizadas por un generalista, por el contrario deben confiarse a un traductor con amplia experiencia y conocimiento de los dos sistemas implicados.

La dificultad del caso depende de las diferencias entre las dos legislaciones implicadas. Cuando un contrato es firmado y refrendado por dos partes que residen en países vecinos, las legislaciones de ambos países – aunque no siempre- suelen ser complementarias.  Por el contrario, en el caso de un acuerdo firmado entre países geográfica y culturalmente distantes, la situación es muy diferente.

Teniendo en cuenta las dificultades mencionadas, Lingua Valley cuenta con un equipo de traductores con muchos años de experiencia en la traducción de documentos jurídicos, así como con un perfecto conocimiento de las lenguas implicadas. Más aún en el ámbito comercial, las traducciones jurídicas deben ser perfectamente coherentes con la versión original, de lo contrario no serán aceptadas por una o ambas partes.

En el caso de que una traducción jurídica deba ser certificada y/o apostillada, se deben tener en cuenta algunas obligaciones fiscales y/o burocráticas adicionales. Entre ellas se encuentran los costes de certificación, juramento, sellado del documento y el correspondiente reembolso de los gastos.